Miércoles, 1 de Agosto de 2018

Inmigración

En los últimos días se habla mucho de Ceuta y la inmigración; lógico, a pocos les gusta la violencia generalizada (un poco de violencia sí: deportes de lucha y artes marciales, hockey sobre hielo, violencia de fin de semana,…). He leído, por ejemplo, que hay quienes hablan de electrificar las vallas de Ceuta y Melilla: el muro de Trump y el de Israel no molan pero electrificar las vallas de Ceuta y Melilla, sí.

Podría hablar de que África fue dividida entre los países y reyes europeos para explotar sus recursos, pero esto, quién sabe por qué, no gusta a alguna gente. Así que no diré que esos inmigrantes vienen buscando algo de lo que los europeos se llevaron no hace tantos años.

Podría hablar de todas esas empresas, que funcionan con testaferros o que son filiales de empresas europeas, que hacen negocio con la inestabilidad de algunas zonas de África: empresas madereras y mineras, por ejemplo. De la venta de armas no me molestaría en hablar. Pero de esto tampoco hablaré, otra vez, quién sabe por qué, hay gente que se molestaría. Así que no diré que vienen buscando algo de lo que esas empresas se están llevando ahora.

Hablaré de la desertización o la desertificación (igual resultado pero distinto origen) de las zonas periféricas del desierto del Sahara. Por ejemplo: ¿alguien conoce el lago Chad?

Podría decir que la desertización de las zonas periféricas del Sahara es un proceso que se da de forma natural pero que no es por procesos naturales que se esté produciendo tan deprisa… pero no lo haré porque habrá a quién no le guste que se relacione la inmigración con un posible cambio climático provocado por el hombre, quizá por eso de que los paises que más contaminan están en el primer mundo.

Así que solo diré que la desertificación que se está produciendo en África trae hambre, sed, precariedad e inestabilidad.

Pero, eso sí, digámosles a los africanos que tengan la decencia de morirse de hambre y sed en su tierra y que no vengan a enseñar la inmundicia de su muerte a nuestras casas, digámosles que se sienten a ver morir a sus hijos e hijas y que no se les ocurra luchar por ello, que eso da muy mala imagen.

El que ofrece respuestas fáciles a preguntas complejas o es un ingenuo o un mentiroso, y tan peligrosa es una cosa como la otra.

Por cierto, saludos cordiales para todos aquellos agentes de los cuerpos de seguridad del estado que trabajan en nuestras fronteras, seguro que ellos también tienen hijos e hijas que alimentar.

Miércoles, 25 de Abril de 2018

Vosotros los geólogos…

Hace muchos años ya, quizá a finales del siglo pasado, érase que existía un Jordi estudiante. Un Jordi estudiante de geología que tuvo la desgracia de conocer a un profesor de micropaleontología.

Este no dejaba de repetir en todas sus clases: «vosotros los geólogos… Vosotros los geólogos…».

Un día la intriga pudo a la timidez y un alma audaz le preguntó qué carrera había estudiado él. Hete aquí la extraña respuesta: «Geología, pero hace mucho tiempo».

En otra, aún más inolvidable ocasión, se produjo la siguiente conversación:

—La Tierra, que tiene 3500 millones de años,…
—¡Profesor! —dijo un pérfido alumno levantando la mano—, ¿pero la Tierra no tiene 4500 millones de años?
—Mil millones arriba, mil millones abajo qué más da —respondió el micropaleontólogo con voz audaz.

Si esta chorrada tuviera o tuviese una moraleja podría ser que, en demasiadas ocasiones, hasta lo que dice quien debiera saber, no es lo que en verdad es… ¿O es, hazte con una buena bibliografía? No sé, ¿y tú?

Viernes, 30 de Marzo de 2018

Tiempo

Estaba descansando y se me ha pasado por la cabeza una chorrada que ya se le habrá ocurrido a más de uno.

Me he acordado del efecto Doppler en la luz de las galaxias, me he acordado de la velocidad a las que se alejan de nosotros las galaxias más distantes (o nos alejamos nosotros) y se me ha ocurrido que el tiempo podría no ser una constante, sino que solo nos parece constante por su lenta variación, que va cambiando con el transcurso de la existencia del Universo y que su valor sería máximo justo después de la explosión del Big Bang y que su valor mínimo (cero) será cuando se pare el universo porque ya no tenga más inercia, se contraiga este después o no.

Cada uno se distrae como quiere, ¿no?

Martes, 2 de Enero de 2018

Esta noche lo puedo ver

Esta noche lo puedo ver en tus ojos: me miras pero ya no estás aquí, me ves y es como si nada hubiese frente a ti.

Sí, esta noche lo veo, en tus ojos lo veo. Veo quienes somos, veo lo que nunca seremos y, por supuesto, veo lo que quieres, lo único que quieres. Casualmente, todo lo que pensaba darte… Nada más, todo eso.

Esta noche, hasta que amanezca; mañana ya se verá si habrá más.

Esta noche, más allá de este instante y este lugar, nada existe y, aun así, tú no eres nadie, yo no soy nadie… Solo somos esta noche, oscura y con secretos que no queremos desvelar, secretos que a nadie importan y que nunca se sabrán.

Viernes, 22 de Septtiembre de 2017

Dentro de mí, dentro de ti.

Pensaba escribir un largo comentario sobre algunas pseudonoticias (muchas) que he leído, pero ando muy liado. Así pues, iré a la conclusión de dicho comentario:

George Orwell se equivocaba —al menos en la parte del mundo donde vive la gente que conozco— al creer que existía la necesidad de imaginar un estado autoritario para controlar a las masas, un estado que remoldease el pasado para así crear un futuro basado en lo inventado.

Ya hay aquí quien se dedica a dar forma al pasado intentando crear el futuro que imagina, quien controla esas masas ya existe en esta parte del mundo y siempre ha existido en cualquier parte del orbe, en cualquier tiempo: está dentro de cada uno de nosotros, dentro de cada persona está quien le dice qué creer y qué no creer, al capricho de lo que le gustaría que fuese el mundo.

La racionalidad del ser humano aún está por verse.

Nekzisto

Al fin, en junio, acabé mi novela Nekzisto.

Una novela de ciencia ficción sobre el amor y la razón, el poder y el deber, sobre la vida y sobre la muerte.

En ella se recrean mundos personales e íntimos en los que el amor, la amistad y la violencia hace su aparición en distintos grados y formas, presentando una visión de la sociedad desde la perspectiva personal de una narración en primera persona y desde la libertad de un marco temporal aún por acontecer.

Ahora toca buscar un agente literario o una editorial… Y mientras consigo o no publicarla, a seguir con una nueva historia.

Colorado

Ya podéis descargar gratuitamente mi novela Colorado. Es una novela corta (20000 palabras) que iba a ser un capítulo de una novela más larga que he escrito; uno de los capítulos del libro se empezó a alargar y decidí sacarlo fuera, como una historia independiente, y así ofrecerlo como muestra de mi trabajo.

Es una historia de ciencia ficción ambientada en Marte y con toques de novela negra: luchadores, apuestas y asesinatos… y una chica (o dos) por medio; o como me ha dicho alguien una novela negra con ambientación futurista.

La novela está disponible para descargar en formato FB2, ePUB y pdf (para lectores electrónicos, móviles y PCs). Podéis descargarla desde la siguiente página:

http://www.jordigonz … critura/escritos.php

Administración